The following two tabs change content below.
Betiana Baglietto

Betiana Baglietto

Redactora Jefa at Argentinos.es
Periodista, escribidora. Con un pie en cada orilla. Más de 10 años en España, y aún no pierdo el acento. Loca por Bruno y Mateo

El Museo del Escritor y Centro de Arte Moderno de Madrid recrean en una muestra el universo más íntimo y personal del más célebre escritor argentino.

2016 es el Año Borges para el Museo del Escritor y Centro de Arte Moderno de Madrid, una institución nacida en Argentina y mudada a la capital española en 2003. Se cumplen 30 años de la muerte del escritor porteño más internacional y la entidad que alberga una gran colección de sus objetos personales, quiere recordarlo compartiéndola con el público en la Casa América de la Plaza de Cibeles. Será una de las grandes actividades de una cita que se lanzó con un congreso el pasado mes de noviembre, con la presencia de María Kodama, viuda del autor.

Del 21 de abril al 21 de mayo abrirá allí sus puertas una exposición que reconstruye gran parte del universo borgiano, con el rescate no sólo de su obra sino también de su vida: El infinito Borges. Avalada por la Fundación Internacional Jorge Luis Borges, la muestra ya pasó por otras ciudades españolas como Santiago de Compostela, Ibiza y Cádiz, y ahora llega a Madrid dispuesta a recorrer y recordar la trayectoria literaria del protagonista, además de acercar al visitante a su personalidad.

“El origen de los objetos que se van a exponer es muy diverso. La mayor parte de las cosas provienen de donaciones y no tienen más valor que el afectivo. Otras son adquisiciones de nuestro museo y obras publicadas por nuestra editorial”, adelanta Raúl Manrique Girón, uno de los fundadores del Centro de Arte Moderno de Madrid y uno de los dos comisarios de la muestra. El otro es Claudio Pérez Míguez, quien además tuvo la fortuna de conocer a Jorge Luis Borges y hasta de invitarlo a su instituto de Bernal, cuando todavía vivía en su Buenos Aires natal. Ambos mantienen además una relación muy especial con María Kodama.

Mundo Borges

Tratándose de Borges, los libros tienen un papel fundamental en la exposición, con primeras ediciones de sus títulos, volúmenes con dedicatorias manuscritas del artista u obras que atesoraba en su biblioteca. No faltan tampoco revistas literarias, periódicos de época con la publicación de sus textos, ediciones facsimilares y especiales, ejemplares en primera edición de sus traducciones de Orlando, de Viginia Woolf, o La Metamorfosis, de Franz Kafka.

En el apartado audiovisual, se pueden escuchar discos LP originales que grabó Borges leyendo sus textos y ver retratos suyos hechos por grandes fotógrafos como Sara Facio, Pepe Fernández, Anatole Saderman, Grete Stern; Claudio Pérez Míguez o Mario Muchnik. También creaciones artísticas de otros miembros de la familia, como las pinturas de su hermana Norah o el libro de su padre, Guillermo.

Fotografías documentales, discos, correspondencia, afiches, objetos personales y otros elementos completan el recorrido que cuenta además con pequeñas joyas: primeras ediciones de los libros escritos por Borges en colaboración con Adolfo Bioy Casares, Margarita Guerrero o Luisa Mercedes Levinson; ediciones especiales de Los Rivero, libro que reproduce el manuscrito inédito de Borges publicado por Del Centro Editores y la Fundación Internacional Jorge Luis Borges, en el 2010, con motivo del Bicentenario de la Independencia Argentina, con ilustraciones del artista argentino Carlos Alonso; Mi amigo Don Quijote, que contiene la transcripción de la conferencia dictada por Borges en la Universidad de Texas, Austin, en 1968, y su audio, también editado por Del Centro Editores y la Fundación Internacional Jorge Luis Borges.

Leímos alguna vez que Borges es el escritor más citado por otros escritores. La trascendencia e influencia de su prosa es indiscutible incluso hoy, a tres décadas de su desaparición. Cómo no seguir entonces homenajeándolo. Y qué mejor que hacerlo sumergiéndonos en su entorno y en su época, en su exquisito mundo artístico.