The following two tabs change content below.
Norma Pellegrino
Abogada ítalo-argentina, socia fundadora del despacho NP Abogados de Madrid especializado en diferentes ámbitos legales. Especialista en asilo y refugio, compartiré en estas páginas todos los temas relacionados con Extranjería para intentar resolver las dudas de los muchos que están lejos de su tierra y de tantos otros que están por partir.

La suplantación de identidad es la acción por la que una persona se hace pasar por otra para llevar a cabo actividades de carácter ilegal.

¿Nunca les ha pasado que les reclaman una deuda de la compañía de telefonía que desconocemos o nos reclaman una deuda de la que no teníamos ni idea? Pues precisamente a esto me refiero. La suplantación puede afectarnos desde pedir un crédito o préstamo hipotecario, contratar líneas telefónicas o realizar ataques contra terceras personas. Una situación que aunque nos parezca extraña afecta a muchas personas.
Se la conoce como contratación irregular de servicios de telecomunicación mediante la suplantación de identidad. Una de las consecuencias que acarrea para la persona perjudicada, o suplantada, es que, sin saber cómo, se encuentra con la realidad de que ha sido incluido en ficheros de morosidad, con las consecuencias y perjuicios que todo ello conlleva. Este es uno de los motivos más frecuentes de la presentación de denuncias y reclamaciones ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).
Con la finalidad de que los ciudadanos tengan conocimiento de cuáles son sus derechos en relación a la privacidad y el uso de sus datos personales y tengan a disposición las herramientas para saber cómo exigirlos y ante qué instancias reclamar si son víctimas de este tipo de comportamientos irregulares, la Agencia Española de Protección de Datos y el Consejo de Consumidores y Usuarios recientemente han firmado un acuerdo de colaboración con esta finalidad.
Recordamos por ello los pasos a seguir en caso de suplantación de identidad en la contratación de servicios de telecomunicaciones:

  • En primer lugar, presentar una denuncia ante la Policía Nacional o la Guardia Civil por presunto fraude en la contratación. La persona afectada deberá presentar una copia de la misma a la compañía que presta el servicio ante el departamento de fraude de la misma o ante el departamento que se ocupe del tema, solicitándole por otra parte que proceda a realizar la cancelación de los datos.
  • En caso que se nos exija el pago de una deuda a consecuencia de la suplantación de identidad hecha por el defraudador, la persona afectada puede reclamar ante las Juntas Arbitrales de Consumo o bien presentar una reclamación ante la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones.

Por supuesto y dependiendo del tenor de la reclamación existe la posibilidad de reclamar ante los Tribunales de Justicia presentando la copia de la denuncia presentada a la compañía acreedora y a Policía Nacional.

  • Si tomáramos conocimiento que nuestros datos han sido incluidos en un fichero de morosidad como consecuencia de la negativa a abonar ese servicio contratado de manera fraudulenta, habrá que exigir a la compañía acreedora la cancelación de nuestros datos del registro aportando copia denuncia presentada a la compañía acreedora y a Policía Nacional.
  • Si a pesar de ello no proceden a la cancelación en el registro podremos solicitar la tutela a la AEPD realizando una denuncia por una suplantación de identidad indicando el servicio contratado que se nos atribuye, indicando el número de línea asociada y añadiendo una copia de la reclamación enviada a la compañía.
  • Si nos la hubieran reclamado telefónicamente será necesaria la referencia asignada durante la llamada y aportar una copia de las facturas asociadas al servicio objeto de denuncia. En caso de no disponer de facturas podremos presentar cualquier documentación que indique que los datos de la persona afectada figuran en los ficheros de la entidad asociados al servicio supuestamente contratado y de las denuncias presentadas. En estos casos la AEPD recomienda ejercer el derecho de acceso ante la entidad correspondiente para obtener esa información.