Los actores argentinos comparten protagonismo en este thriller que se acaba de estrenar en España.

Nieve negra es la historia de tres hermanos que se reencuentran tras la muerte del padre. Marcos (Leonardo Sbaraglia) regresa después de muchos con su mujer española a su Patagonia natal para intentar convencer a Salvador (Ricardo Darín) y Sabrina (Dolores Fonzi) de vender las tierras familiares, anheladas por una empresa canadiense y repartirse el dinero de una transacción millonaria.

Pero la misión no será nada fácil, teniendo en cuenta que su hermana está en un psiquiátrico y su hermano se ha convertido en un ermitaño recluido en una cabaña construida en medio de las tierras de las que Marcos pretende desprenderse.

El pasado y las relaciones familiares empiezan a salir a la luz a medida que avanza el thriller con Laura como principal espectadora y desconocedora de la tragedia que sobrevuela sobre la familia de su marido.

Martín Hodara se estrena como director en solitario de un largometraje con este filme lleno de intriga y suspenso que, dice la crítica, no está del todo bien resuelto pero no deja de resultar atractivo por el gran reparto de actores.