The following two tabs change content below.
Sergio A. González Bueno

Sergio A. González Bueno

Persigo la oda del gol; un soneto de campeón; un poético caño, una trova de 'rabonas'; una estrofa de Diez; una copla de aliento... ¡Fútbol y letras!
Sergio A. González Bueno

Ùltimas notas de Sergio A. González Bueno (mostrar todas)

El día de la asunción, ‘Chiqui’ Tapia lanzó orgulloso la sentencia: “Finalmente, la AFA fue democratizada”.  La frase, política y desafiante, iba dirigida a la saliente Comisión Regularizadora. Los sindicalistas (Tapia y Moyano) nunca tuvieron química con Pérez y Medín, interventores muy bien rentados en la desprestigiada Casa Madre del fútbol argentino. A instancias del Gobierno Nacional, la FIFA acordó la intervención. Y la vieja dirigencia –grondonismo residual– intuyó en la maniobra un atropello institucional. Por temor a la desafiliación, acompañaron la intervención con tono crítico y exigiendo prontas elecciones. Con el apoyo del fútbol del Ascenso y del interior, Tapia sabía que ganaba. Tinelli había perdido adhesiones; Angelici –operador de Macri en la justicia y en el fútbol– olió la sangre del poder. Y se alió a la dupla sindical que gobernaría la AFA. Empero, la Comisión Regularizadora (CR) le dejaría a Tapia una molesta herencia: Edgardo Bauza.

Tapia y Moyano nunca hubiesen elegido a Bauza para dirigir a la Selección Argentina. Confesos “bielsistas”, el DT de su preferencia siempre fue Jorge Sampaoli. Idéntica postura tenía Angelici –intentó contratar sin suerte al casildense para dirigir a Boca–. Conscientes de que Bielsa era un imposible, los popes de la AFA democratizada eligieron a un moderno discípulo del ‘Loco’. Ahora bien, ¿qué hacer con Bauza? Al ser el DT de la CR, Tapia esperó –vanamente– que el Patón pusiera la renuncia a disposición. Con contrato vigente, Bauza nunca meditó tal drástica postura. Y allí empezó un manoseo injustificable. O una burda operación desgaste. Un audio grotesco; falsas declaraciones de apoyo; negociaciones con el abogado de Sampaoli. Un decálogo de la grosería. ¿Qué buscaba la ‘nueva’ AFA? Evitar pagar la indemnización por despido de Bauza. Al final, no lo consiguió. La bizarra trama del cese del Patón concluyó con una rescisión de contrato anticipada y un pago de casi un millón y medio de dólares en cómodas cuotas…

El día que anunciaron el adiós de Bauza, el nuevo DT de la Selección tenía nombre y apellido: Jorge Sampaoli. Siendo generoso, Tapia manejó con escasa cintura política el despido del Patón. La dantesca saga del presidente de la AFA continuó con las patéticas formas de negociación para asegurarse a Sampaoli.  Ante tamaña desprolijidad, el Sevilla se vio obligado a emitir un fuerte comunicado. Igual, la diatriba del descargo fue ‘pour la galerie’. Había que calmar la bronca del hincha hispalense. ¿La razón? Daniel Angelici tiene lazos comerciales y una entrañable amistad con José Castro, presidente del equipo Nervión. Y lo puso en autos acerca de la intención de la AFA, afín a pagar la cláusula de Sampaoli. A tal efecto, las partes firmaron una tregua hasta el final de la Liga Santander. El Sevilla pugnará por la clasificación directa a la Champions. O, lo más probable, por asegurarse el cuarto puesto que le garantice disputar la fase preliminar de la competición europea. Mientras tanto, Sampaoli gambetea las inquisidoras preguntas rueda de prensa tras rueda de prensa. Y oculta la verdad por incompetencia de los Jefes de la calle Viamonte.

¿Qué hará Sampaoli? Renovará la Selección y le dará prioridad a muchos futbolistas del medio local. Las versiones son variopintas. Agüero arrancaría muy relegado; Lavezzi tendría el ciclo cumplido; Mascherano pasaría a jugar de central; Biglia no entraría en sus planes; Romero perdería el puesto a manos de Guzmán; Higuaín y Di María seguirían; Icardi sería convocado; Leandro Paredes, futbolista de la Roma, apuntaría a ser su N’Zonzi. ¿Y del fútbol local? Marcone llena el formulario del 5 que le gusta al DT. Centurión es de su agrado. Aunque sabe de su indisciplina afuera de la cancha. Alario le encanta. Y lo tiene en alta consideración. Maidana apunta a tener muchos minutos con Sampaoli. Al nuevo DT de la Selección lo obsesiona el partido contra Uruguay. A priori, piensa llevar a la gira de Australia y Singapur mayoría de futbolistas del torneo argentino. La idea es darles rodaje para la Final del Centenario. Messi –¿le rebajarán la sanción a dos partidos?– será el capitán y su único titular indiscutido. La era Sampaoli ya empezó. Citando a su idolatrado Pato Fontanet, el DT repite: “La verdad está en la calle”. Me permito una corrección hija de la urgencia. Ante la Celeste de Tabárez, el 31 de agosto de 2017, “la verdad estará en la cancha”.