Una vez superado el momento aeropuerto y transporte, nuestro diccionario por fascículos continúa por los primeros trámites y cosas que tenemos que solucionar al llegar.

Cuando ya en España empieces las búsqueda de una vivienda para instalarte y te ofrezcan un piso, no te sorprendas, porque no se trata de una planta exclusiva para vos sino de un departamento (ático el del último piso, bajo el de la planta baja). Si lo que buscas es un monoambiente, presta atención a los anuncios en los que promocionan estudios. De chalets no hablamos, porque con lo difícil que está conseguir alquilar en España –no nos referimos a alquileres baratos, simplemente a alquileres- imaginamos que las primeras búsquedas apuntarán a algo pequeño.

Ya que estamos con los pisos, bien vale una aclaración: acá el piso es el departamento, nunca el suelo, y a la gente no se la pisa con el coche, se la atropella.  

Si nos vamos al truculento mundo de los trámites, casi para todo lo que hagas vas a necesitar un volante de empadronamiento, que no es otra cosa que un certificado en el que consta en qué dirección vives y se realiza en el ayuntamiento (municipalidad) de la localidad en la que residas: allí te empadronas y allí pides los certificados cada vez que los necesites. Consejo, empadrónate y pide unos cuantos volantes (tienen una vigencia de tres meses).

Es muy importante traer el registro (carné) de conducir obtenido en Argentina con anterioridad a haber empezado a residir en España. Como lo tengas que sacar acá prepara pasta (dinero), tiempo y templanza para superar las pruebas.

 

A clase

Para las familias que vienen con niños o adolescentes, seguro que una de sus principales preocupaciones es la escolarización de los hijos. Resumimos un poco cómo funciona el sistema educativo en España.

Las clases van de septiembre a junio, y los cursos se dividen por año de nacimiento, es decir, todos los nacidos en 2008, por ejemplo, van al mismo curso.  Las matriculaciones suelen ser en marzo, aunque se llegue cuando se llegue a España podrán empezar si están en edad de escolarización obligatoria.

Guardería (acá también se llaman escuelas infantiles o casas de niños): de 0 a 3 años. Hay públicas y privadas y en ambas, al no ser educación obligatoria, hay que pagar.

-El jardín de infantes y preescolar de Argentina, acá es la Educación Infantil y, por lo general, se realiza ya en el colegio (CEIP: Colegio de Educación Infantil y Primaria) que hayamos elegido para cursar también la primaria, en caso de ser escuelas públicas, y primaria y secundaria, si escogemos concertados (privados subvencionados por el Estado) o privados.  Son tres años, de 3 a 6.

-Primaria: se cursa de 1º a 6º. Todos los colegios cuentan con comedor escolar al que se puede elegir ir, pagando, ya sean públicos o no. Y con actividades extraescolares que permiten extender la jornada. En Madrid, según en qué localidad vivas o a qué colegio vayas, hay jornada intensiva (de 9 a 14 –si se quedan a comedor salen a las 16-) o partida (de 9.30 a 13.30 y de 14.30 a 16.30, por ejemplo, pero puede variar).

-Secundaria: acá es la ESO o Escuela Secundaria Obligatoria y va de 1º a 4º.  En los públicos se cursa de 8 a 14 (con minutos de variación según el instituto o IES –Instituto de Enseñanza Secundaria-, que así se llaman los colegios secundarios).

-Bachiller: son dos años más que se cursan también en el IES, pero solo aquellos que quieren ir a la universidad, porque ya no es educación obligatoria, y con la orientación que decidan (Ciencias puras, Ciencias Sociales, Humanidades, Artes…) Los que no, pueden optar por Formación Profesional o FP.

 

No te pierdas Diccionario para el recién llegado a España Capitulo 1.