The following two tabs change content below.
Betiana Baglietto

Betiana Baglietto

Redactora Jefa at Argentinos.es
Periodista, escribidora. Con un pie en cada orilla. Más de 10 años en España, y aún no pierdo el acento. Loca por Bruno y Mateo

En la entrega de este número, los acompañamos en la visita al doctor y repasamos algo de la división territorial de España.

Ya hemos aterrizado, hecho trámites y papeleo, alquilado casa y anotado a los niños al colegio. Más tarde o más temprano, nos tocará pasar por la consulta del médico y aquí hay mucho para aprender también para los recién llegados a España.

Lo primero a tener en cuenta es que la sanidad pública funciona y muy bien. Quienes quieran un trato más exclusivo e inmediato, pueden optar por una obra social privada, que aquí se llama seguro médico.

 

Si nos inclinamos por la sanidad pública, deberemos ir al centro de salud que elijamos (suele ser el más cercano a nuestro domicilio) y solicitar la tarjeta sanitaria (allí nos dirán la documentación a presentar). Cada centro de salud tiene médicos de atención primaria, para los mayores de 14 años, y pediatras, para los niños de 0 a 14. Según en qué comunidad autónoma de España vivamos, podremos escoger el médico o pediatra o nos lo asignarán desde el propio centro, y se convertirá en nuestro doctor de cabecera, al que debemos acudir tengamos lo que tengamos. Él ya nos derivará a los correspondientes especialistas.

La asistencia sanitaria en España, con el actual gobierno, ha vuelto a ser universal y gratuita, no se le puede negar a nadie, tenga o no tenga papeles para residir legalmente en el país.

En el ámbito de la consulta médica hay también, por supuesto, muchos matices y diferencias en el idioma, que conviene conocer para evitar malos entendidos. Para empezar, el culo es culo, porque la cola o colita es la palabra que utilizan para nombrar al pene. Con lo que si el pediatra te pregunta si tu hijo se lava bien la colita, ya sabes a qué se refiere.

Cuando alguien se enferma aquí, lo habitual es decir que está malo. Por eso para desearle que se recupere, decimos “ponte bueno”. La manera más cotidiana de llamar al estómago es tripa. “Me duele la tripa”, “está mal de la tripa” puedes decir y te entenderán perfectamente.

Los resfríos se describen diciendo “estoy constipado” o “acatarrado”, además de resfriado, que también vale.

La división territorial de España

No está demás conocer un poco de la organización política y territorial del país que esperamos nos acoja. A grandes rasgos, España es una monarquía parlamentaria con tres poderes, el ejecutivo –presidente y ministros, legislativo –diputados y senadores y judicial, cuyo jefe de Estado es el rey.

Está dividida en 17 comunidades autónomas, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Las comunidades autónomas, que están presididas por un presidente y sus consejeros y tienen sus propios parlamentos o asambleas con diputados, pueden ser uniprovinciales o multiprovinciales.

Por mencionar dos de las que más suelen elegir los argentinos, la Comunidad de Madrid tiene una sola provincia, Madrid, y Cataluña, por ejemplo, cuatro –Barcelona, Tarragona, Girona y Lérida-. Las provincias están conformadas por ciudades, cada cual a su vez con sus propios gobiernos –alcalde (intendente) y concejales-.

Las comunidades autónomas con más de una provincia tienen diputaciones provinciales por cada una de ellas, pero no existe, como en Argentina, la figura del gobernador.