The following two tabs change content below.
Carlos A. Ochoa Blanco

Carlos A. Ochoa Blanco

Colaborador Revista Argentinos.es
Carlos A. Ochoa Blanco

Ùltimas notas de Carlos A. Ochoa Blanco (mostrar todas)

12deoctubre1Mi amiga Susana me envió un video, que me llevó a reflexionar sobre el descubrimiento de América. Según cuenta la historia, el 12 de octubre, Colón y compañía descubrieron el Nuevo Mundo. Era un territorio que algunos lo denominaron virgen, pero estaba habitado por humanos, y ya se sabe que donde hay humanos lo de virgen es relativo.

En aquel Nuevo Mundo sucedía lo mismo que en el Viejo Mundo. Es decir, que Colón no encontró un continente habitado por humanos de bondad infinita, en el que no había ambición de poder y en el que no existían las guerras. Tampoco era un continente habitado por un único pueblo. Había reyes, élites de poder, ejército, pueblo llano, pobres y esclavos. Había buenos y malos. Había guerreros con agradables y cultas costumbres, como la de reducir las cabezas de sus enemigos, para guardarlas de recuerdo. Incluso algunas tribus reciclaban al enemigo comiéndoselo, después de divertirse torturándolo. En ese Nuevo Mundo, también había un gran menú de dioses, utilizados por fanáticos y listos, lo mismo que sucedía en el Viejo Mundo.

En el nuevo continente había miles de tribus, que lo mismo que pasaba en los territorios de donde venía Colón, invadían, robaban, esclavizaban y mataban en nombre de dios o del rey. Es decir, lo mismo que seguimos haciendo ahora, en nombre de la paz y los derechos humanos.

El continente americano no estaba habitado por una sola raza, etnia o como cuernos queramos llamarle. Eso sería como si creyésemos que todos los europeos, de aquellos tiempos, eran iguales. Los aborígenes americanos y el resto de la humanidad no sabemos de dónde venimos, aunque hay miles de conjeturas. Hoy, a los indios, los políticos populistas intentan seguir engañándolos, empezando por denominarlos originarios, para satanizar a los colonizadores que, por error geográfico, los llamaron indios. Yo soy un originario, en Europa, y no soy indio.