Llega a España el primer largometraje documental que indaga en los orígenes, historia y presente de las músicas más representativas del Río de La Plata.

“Hay un lugar en el mundo donde todo la música confluye. Ese lugar es el Río de La Plata”. Con estas letras impresas sobre el inmenso mar dorado que separa Buenos Aires de Montevideo, Julián Chalde (director),  Andrés Mayo (productor) y Pablo Dacal (protagonista) nos presentan Charco, el largometraje documental que navega hasta los orígenes, parentescos y principales características de la música rioplatense, con la participación de más de 70 músicos argentinos y uruguayos.


Jorge Drexler, Fito Páez, Gustavo Santaolalla, Hugo Fattoruso, Pedro Aznar, Daniel Melingo, Fernando Cabrera, Martín Buscaglia o Pablo Pandolfo son algunos de los artistas que ponen vos y melodía a los paisajes musicales de la región: desde las calles, pizzerías o cafés de Buenos Aires y Montevideo, hasta la llanura infinita de los campos de ambas orillas.

El filme, que fue preestrenado en la Edición 19 del Festival Internacional de Cine

Independiente de Buenos Aires (BAFICI) y recibió el Premio Gardel 2018 a la Mejor Banda de Sonido para Cine y TV, llega este mes de mayo a la Cineteca y Casa América de Madrid.

Coproducido por la Televisión Pública Argentina, fue rodado durante cinco años en las locaciones más diversas de Buenos Aires y Montevideo, para recorrer los puntos de referencia más importantes de la canción del Río de la Plata.

“Es un documento histórico con personajes imprescindibles para entender la música de nuestra región”, cuentan sus responsables a ritmo de versiones inéditas de canciones de tango, rock, murga, candombe, cumbia y milonga, cantadas y tocadas en vivo especialmente para la película.

Movilizado por la certeza de que algunos géneros musicales, como la milonga, son universales, el músico e investigador Pablo Dacal comienza un viaje aguas arriba hacia las fuentes de la música popular del Río de la Plata.

Desde la canción del siglo XXI hasta la música anónima del payador perseguido, pasando por cada uno de sus afluentes: el rock y la psicodelia, la cumbia, el candombe y la murga, el tango y el folclore. Desde el ruido de la ciudad y sus puertos hasta el silencio unánime del campo. Conjugando a su propia generación con las influencias casi patriarcales de Atahualpa Yupanqui y Osiris Rodríguez Castillo.

En el final de este viaje, que es como una poderosísima retrospectiva sobre el origen de nuestra música, tendrá lugar una de las escenas fundacionales de la música rioplatense: un duelo de improvisación musical entre dos habitantes de las distintas orillas del río.

Disponible en SPOTIFY