La abuela nos trae esta semana la receta de ese flan que sabe a flan y que se deshace en la boca.

Los flanes comprados nos sacan del apuro, pero no se pueden comparar con los que se hacen en casa con la receta de la abuela y el amor que le ponga cada uno. Fácil, riquísimo e ideal para agasajar a los seres queridos o servir como postre en una comida con invitados.

 

Ingredientes:

  • 750 ml de leche
  • 10 huevos
  • 1 taza de azúcar tamaño té
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Ralladura de limón
  • Caramelo líquido (cantidad necesaria)

 

Preparación:

Se baten los huevos con el azúcar y de a poco se le agrega la leche batiendo constantemente por espacio de cinco minutos. (yo el batido lo hago a mano con batidor de alambre o con un tenedor, pero las/os más perezosas/os pueden usr la batidora eléctrica durante 3 minutos).

Se agrega al batido la esencia de vainilla y la ralladura de limón (opcional).

coloca la preparación en un molde de horno de dos litros de capacidad ya bañado con el caramelo líquido (puede hacerse derritiendo el azúcar al fuego pero es mucho más práctico y da muy buen resultado el que venden en los súper).

Una vez colocada la preparación en el molde acaramelado, se lleva a horno medio/fuerte a baño maría

durante aproximadamente una hora. El tiempo de cocción dependerá del horno, por lo que pasada la hora hay que probar introduciendo un palillo en el flan.

Retirar del horno y dejar descansar 15 minutos. Luego desmoldar y llevar al refrigerador.

¡Y que no falte el dulce de leche!