The following two tabs change content below.
Betiana Baglietto

Betiana Baglietto

Redactora Jefa at Argentinos.es
Periodista, escribidora. Con un pie en cada orilla. Más de 10 años en España, y aún no pierdo el acento. Loca por Bruno y Mateo

El actor, humorista e imitador que arrasa en Argentina trajo por primera vez su show a España

Nos había llegado algún vídeo de sus famosas imitaciones, pero no conocíamos la trascendencia que su figura tiene Argentina, hasta que nos pusimos a investigar sobre él antes de entrevistarlo (cinco años seguidos llenó un teatro de la calle Corrientes). Hablamos la noche previa a la primera de sus cinco funciones en los Teatros del Canal de Madrid y enseguida notamos que todo ese bagaje de fama y repercusión mediática lo había dejado aparcado en su país de origen para empezar de cero una aventura con la que soñaba desde hace mucho tiempo. Martín Bossi entró por primera vez a España el pasado mes de marzo y lo hizo con su espectáculo Un impostor apasionado, en el que habla del amor, del romanticismo, de la comunicación, de la historia de la música mundial y latinoamericana. Y en el que realiza un espectacular despliegue de transformaciones encima del escenario para ponerse en la piel y en la voz de hitos de la canción como Ray Charles, John Lennon, Freddy Mercury o Michael Jackson, para parodiar y hacer desternillar al público con el traje de Luis Miguel, Cheyenne o Julio Iglesias, o resucitar a mitos de la música argentina como Sandro.

De esa función ya conversamos en una entrevista que adelantamos en la web de argentinos.es, pero el personaje daba para mucho más. Tan cercano como apabullante en la charla, el humorista, actor e imitador se dejó descubrir sin trabas y empezó por confesar su amor inmediato a la capital española: “Venir a Madrid, la ciudad de mi abuelo materno, es una experiencia maravillosa. Es mi primera vez, un sueño cumplido visitar un lugar con el que estamos tan unidos los argentinos y me enamoré apenas llegar”.

 -¿Por qué tardaste tanto en venir entonces?

Uno tiene que estar preparado, haber recorrido un camino y creo que ahora, con 41, era el momento de dar el salto grande, no cuando tenía veintitantos. No me gusta viajar por viajar, me gusta hacerlo cuando te asalta la curiosidad por conocer un sitio determinado, su gente, sus costumbres, con un motivo, y el de actuar es una buena excusa.

bossi3

-Para los argentinos que viven acá desde hace mucho tiempo y aún no te conocen, ¿cómo te presentarías?

Soy un argentino nacido en Lomas de Zamora, amor actuar, siempre tuve y tengo ese sueño de hacer reír a la gente y de plantearle también cosas relacionadas con el amor, la amistad, la comunicación, la música, del pasado y del presente, compartir un poco todo eso y ver si nos pasa a todos lo mismo. En Argentina o en cualquier otro lugar del mundo, como aquí en España, porque no creo en las fronteras, existen porque se las inventaron unos cuantos como negocio, pero no para nosotros, la mayoría de ciudadanos.

-¿El ser imitador es una de tus facetas como actor?

Es una parte de mi historia, como jugar al tenis o dormir. Sí es quizás la más conocida, porque es lo que hice en televisión y la tele es lo que más vende. Pero ahora en mis obras, en el teatro, hago de todo.

-¿Cuándo te diste cuenta que tenías esa capacidad para meterte en el cuerpo, la voz, la mente de otro? ¿Cómo fue tu primera vez?

Lo de imitar es un don que uno trae, no es algo que se estudia, como se puede estudiar la actuación, viene con vos. La primera vez que me acuerdo de imitar a alguien fue con la mamá de un amigo, que nunca lo dejaba ir a las juntadas para comer patys que hacíamos en casa de otro. Era una señora gorda, rumana, y como la otra madre que nos recibía sabía que no lo dejaban ir a este chico, llamaba yo por teléfono haciéndome pasar por ella para dar la autorización.

-¿Cómo elegís los personajes a los que vas a imitar?

No elijo personajes. Primero, para mí, están las historias. Imitar ya no es un mérito, porque viene conmigo. Miro si hay algo para contar detrás de esa persona, me planteo preguntas en voz alta.bossi2

-¿Cuándo te llaman para actuar en alguna película o serie sin tener que imitar es un alivio por todo el esfuerzo adicional que conlleva?

No, yo lo que amo es actuar, y mientras me llamen, me da igual hacer de árbol o de planta.

-¿Se te hace raro empezar de cero, llegar a un lugar donde te conocen poco, con todo el éxito que cosechaste allá?

Es re divertido. Como empezar de cero pero con el bagaje de 14 años de experiencia. No soy el pibe de 25 que sufría porque no sabía lo que iba a pasar. Ahora ya lo sé, porque ya lo viví, y me resulta gracioso. Además, la comodidad para un actor es peligrosa, porque dejás de investigar, de progresar y nosotros somos como sociólogos, siempre tenés que estar indagando, descubriendo cosas.

-¿Estás investigando en España?

Totalmente, todo el tiempo, porque es como estar en el mismo lugar pero a la vez es como otro planeta.

-Si bien el humor es un lenguaje universal, ¿ponés especial cuidado en el idioma, las palabras, tratándose de un país diferente?

Hay cosas que sí, teniendo sobre todo en cuenta los líos que estoy armando con el vocabulario estos días que llevo en Madrid. Porque acá si uno apoya la cola en el asiento estaría apoyando otra cosa que en Argentina, una señora cheta de Buenos Aires sería una pija, nadie cruza a la otra vereda ni habla por celular. Debo decir también que llevo desde el fin de semana acá y ya le contesto a mi mamá con “vale”, como el típico boludo argentino que va cuatro días de viaje a algún lado y se le pega el acento. Y yo que ya vengo de cuna con esa tendencia a imitar, imaginate.

-¿Qué te llamó más la atención hasta el momento?

El poco ruido que hay en la calle. La sensación de seguridad con la que te podés mover de un lado para otro. Y la educación y amabilidad con la que me han tratado hasta ahora. Hoy mismo paré un taxi y el chofer se detuvo y bajó la ventanilla para disculparse porque no me podía llevar, porque tenía la mujer internada hacía cuatro días y debía ir a verla, pero me aseguró que el que viniera detrás de él me llevaría. Miraba para todos lados por si me estaban haciendo una cámara oculta. No lo podía creer. Son geniales.