The following two tabs change content below.
Betiana Baglietto

Betiana Baglietto

Redactora Jefa at Argentinos.es
Periodista, escribidora. Con un pie en cada orilla. Más de 10 años en España, y aún no pierdo el acento. Loca por Bruno y Mateo

Andrés Nocioni anunció su retiro  del basquetbol profesional para el final de esta temporada.

Nico Di Pasqua

Su recorrido por los rectángulos de juego debe considerarse un ejemplo para todos aquellos que dan sus primeros pasos en el deporte. Personalidad, carácter, valentía y profesionalismo han sido valores fundamentales de una carrera deportiva brillante.

En todas las actividades deportivas existe un factor esencial para aquel que intenta conseguir el éxito. Cualquier deportista que busca objetivos importantes  y toma como punto de partida la autosuperación debe tener a mano una fortaleza anímica que le permita sobreponerse a las adversidades que le presente el exigente camino a la victoria. En los deportes de equipo aparecen figuras que más allá de su talento individual o su conocimiento del juego, se destacan por su aparición en aquellos momentos clave de una competición. Hombres con gran amor propio que a partir de su esfuerzo personal, de su carácter y su presencia, contagian a los suyos y preocupan al adversario. Partícipes necesarios para las gestas más heroicas y los logros más destacados.

Andrés Nocioni es uno de aquellos hombres que deben destacarse en letras mayúsculas cada vez que se recuerde a la extraordinaria generación dorada que cubrió de gloria el basquetbol argentino desde finales de los 90 a esta parte. Sinónimo de entrega extrema, de dientes apretados, de protagonismo en los momentos calientes, ‘Chapu’ sostuvo desde el aspecto anímico la estructura colectiva que Emanuel Ginobilli manejaba desde su genial talento. Fue el corazón de una máquina que no solo consiguió títulos de relevancia para el basquetbol nacional, sino que logró sostenerse en el tiempo y superar generaciones. Iluminó de carácter aquellos momentos oscuros de un grupo que allanó el camino para que los Garino, los Laprovittola, los Brussino, los Campazzo y todos aquellos que se van sumando al seleccionado argentino, sientan la responsabilidad de mantener vivo ese fuego sagrado.

El ‘Toro salvaje de las pampas’ anunció su retiro. Quedan unas pocas funciones con la camiseta de Real Madrid para sellar a fuego una carrera brillante. Un recorrido plagado de victorias, de riesgos, de lágrimas y de alegrías. Donde cada pelota fue la última. La decisiva. Un camino que entendió el error como un paso necesario al posterior acierto. Que comprendió que el dolor de aquella pelota que no entró en 2006, debía ser el primer escalón hacia el decisivo triple que eliminó a Brasil en su propia casa. Sin riesgo no hay grandeza.

Madrid es la última escala de un viaje que se inició en Villa Gobernador Gálvez, una localidad enclavada en el Gran Rosario, Provincia de Santa Fe, habitada por más de 80 mil personas.  CECI fue su primera casa en el básquet. León Najnudel lo llevó a Racing Club de Avellaneda y su creciente carrera continuó en Olimpia de Venado Tuerto e Independiente de General Pico donde fue elegido el mejor sexto hombre de la Liga Nacional. Luego saltó a la ACB donde vistió los colores de Baskonia y registró un breve paso por Basquet Manresa en el ascenso español, antes de llegar a la NBA. Allí defendió los colores de Chicago Bulls, Sacramento Kings y Philadelphia 76ers. Tras ocho temporadas en el basquetbol norteamericano, con un fugaz paso por Peñarol de Mar del Plata durante el lock-out NBA de 2011, retornó a Baskonia y en 2014 firmó para Real Madrid, club en el que vivirá sus últimos días como basquetbolista profesional.

Su palmarés es notable. Tres ligas españolas, cinco Copas del Rey, una Euroliga, una Copa Intercontinental, una Supercopa de España y un Super 8 en el básquet argentino completan su medallero a nivel clubes. En el seleccionado  obtuvo una medalla de oro en Atenas 2004, una medalla de plata  en el mundial de Pekín de 2008, dos medallas de oro, dos de plata y una de bronce en el FIBA Américas, un oro y un subcampeonato en el Campeonato Sudamericano, un oro en el FIBA Diamond Ball y un bronce en la misma competición internacional. Además fue condecorado como MVP de la ACB en 2004, MVP del Final Four de la Euroliga en 2015 e integrante del quinteto ideal de la ACB en 2004 y 2013. Como broche de oro fue participante del fin de semana de las estrellas en las tres ligas que disputó -1999 en Liga Nacional, 2003 en ACB y 2006 como Sophomore en el partido de rookies en la NBA-. Sin dudas un currículum extraordinario.

Su retiro llegará al borde de los 38 años. Pero con un rendimiento que le permite estar en lo más alto del basquetbol europeo en los últimos pasos de su camino. Su entrega, su personalidad  y su perseverancia lo han llevado mucho más lejos de lo que él mismo pudo imaginar cuando a los 6 años comenzó a picar la anaranjada. Se extrañará su humor –el bueno de afuera el malo de adentro-, se echará de menos su influencia decisiva que lo llevó a mejorar cada plantel que conformó, se valorará su constancia y su profesionalismo. Quedará en la historia como un guerrero de los rectángulos, como un ganador y como un verdadero ejemplo de superación. Tanto en Argentina como en España, el nombre de Andrés Marcelo Nocioni se escribirá con letras doradas en el recuerdo de los amantes del basquetbol

La emotiva carta con la que anuncia su retirada Nocioni