En agosto se estrena una nueva coproducción hispano-argentina dirigida por Rodrigo Grande

No hay mes que no suba a la cartelera una coproducción hispano-argentina. Y ya no sólo se trata de compartir financiación sino también elenco de una y otra orilla. En Al final del túnel, son los argentinos Leonardo Sbaraglia y Pablo Echarri y la española Clara Lago los actores que se ponen a las órdenes de Rodrigo Grande (Presos del Olvido, Cuestión de principios).

El 12 de agosto es la fecha de estreno prevista para este largometraje en el que también participa Federico Luppi y que el propio director argentino ha descripto como “un thriller policíaco de suspense con una atmósfera inspirada en los relatos de Edgar Allan Poe, de casas habitadas por fantasmas del pasado y ladrones que las rodean”.

El argumento gira en torno a la opaca vida de Joaquín (Sbaraglia), un hombre en silla de ruedas que lo ha perdido todo y que parece ver alguna salida desde el día en que alquiló una de las habitaciones de su casa a Berta, una mujer stripper (Lago) y a su hija Betty. Hasta que una noche, mientras trabaja en su sótano, se da cuenta que un grupo de ladrones liderado por Galereto (Echarri) está construyendo un túnel que pasa por debajo de su casa para robar un banco cercano. Joaquín comienza entonces a ejecutar un plan contrarreloj con el fin de intentar frustrar los propósitos de Galereto y sus secuaces.