The following two tabs change content below.
Betiana Baglietto

Betiana Baglietto

Redactora Jefa at Argentinos.es
Periodista, escribidora. Con un pie en cada orilla. Más de 10 años en España, y aún no pierdo el acento. Loca por Bruno y Mateo

El Círculo de Bellas Artes de Madrid expone el trabajo de la fotógrafa alemana, que vivió y murió en Argentina, para la revista porteña ‘Idilio’.

En el año 1948, la revista Idilio de Buenos Aires inauguró una sección llamada El psicoanálisis le ayudará, dedicada a los sueños que las lectoras enviaban para compartir en el medio impreso. El sociólogo Gino Germani, director de la publicación, era el responsable de interpretarlos, bajo el seudónimo de Richard Rest. Grete Stern se encargaba de representar en imágenes esos sueños. La fotógrafa alemana, alumna de la Bauhaus, se había mudado a Buenos Aires desde su exilio en Londres después de casarse con su colega Horacio Coppola, uno de los fotógrafos más reconocidos que ha dado nuestro país. 

Los fotomontajes rescatados de aquellos tres años seguidos de publicaciones semanales se pueden ver ahora en la muestra Sueños, organizada por el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Los protagonistas de las fotos eran sus amigos, familiares y vecinos, y las imágenes complementarias -paisajes, fondos, objetos, personajes secundarios- fueron tomadas de su propio archivo. Enseñan conflictos, hasta entonces silenciados, asociados a las mujeres de clase social humilde en Argentina: frustraciones diarias, apetencias inconfesables, peleas maritales… “Mediante composiciones surrealistas, realizó un trabajo crítico, ingenioso, único y absolutamente revolucionario”, señalan los organizadores de la exposición que se puede visitar en la calle de Alcalá hasta el 13 de octubre. Hombres con cabeza de tortuga, mujeres que recogen frambuesas entre libros o niños que salen de una flor, trenes mitad convoy mitad monstruo, abismos, sueños cósmicos. Son 46 de los 140 fotomontajes publicados en la revista.

«Leemos pulsiones, leemos represión y leemos, evidentemente, el patriarcado», señala Juan Barja, director del Círculo, acerca de la mirada compasiva e irónica sobre las mujeres de su tiempo. Sólo se conservan un tercio de aquellos negativos, los que pueden verse en la muestra y que en su tiempo fueron «completamente ignorados”, por la mala reputación de revistas femeninas como Idilio y porque la crítica fotográfica en los medios masivos no existía, según explica en el catálogo de la exposición Luis Priamo, estudioso y experto de la fotografía argentina.

Artista de vanguardia

Tras unos comienzos más volcados en la publicidad y el diseño (estudió artes gráficas en Stuttgart), Grete Stern (Alemania, 1904) estudió fotografía en la Escuela de la Bauhaus,  uno de los centros de creación más importantes de los años 20, con el profesor Walter Peterhans. Allí conoció a Horacio Coppola, con quien se casó en 1935 ya en Londres, ciudad a la que escaparon del nazismo. Al año siguiente, la pareja se trasladó definitivamente a Buenos Aires, donde Stern, a pesar de separarse unos años después (en 1943), permaneció hasta su muerte, en 1999. La exposición conjunta de Stern y Coppola, en 1935, en los salones de la Editorial Sur, se considera la primera de fotografía moderna de Argentina.

La artista no tuvo problemas para integrarse a la sociedad y la cultura de Buenos Aires, a la que trajo la visión innovadora de las vanguardias europeas del período de entreguerras. Siempre le gustó definirse como una fotógrafa argentina.

Entre su extensa obra, Stern realizó retratos de intelectuales y artistas, tomó vistas de Buenos Aires, su paisaje urbano y sus costumbres y, desde 1940, año en el que nació su hijo Andrés, trabajó para importantes editoriales y agencias de publicidad. Vivía con Andrés y su otra hija, Silvia, en Ramos Mejía.

En 1956, Jorge Romero Brest la convocó para organizar y dirigir el taller de fotografía del Museo Nacional de Bellas Artes, cargo que desempeñó hasta 1970. En 1958 adoptó la nacionalidad argentina y al año siguiente enseñó fotografía en la Escuela de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste (Chaco), mientras documentaba los temas regionales y las ruinas jesuíticas de Misiones. Recorriendo casi todas las provincias argentinas, realizó varias series fotográficas. En 1985 dejó de trabajar y donó todos sus materiales a sus alumnos. Murió en 1999 a los 95 años.