Darío Grandinetti interpreta al padre Jorge Mario Bergoglio, en el filme del  gallego Beda Docampo Feijóo, que recrea la biografía del máximo jefe de la iglesia católica.

Si has visto estos días tu ciudad empapelada con la imagen del Papa Francisco o a Darío Grandinetti pasearse por todos los medios nacionales, la explicación llega con los estrenos de cine de este viernes. Francisco: el padre Jorge es uno de los títulos que suben a la cartelera española esta viernes. Se trata de una película del gallego Beda Docampo Feijóo, interpretada por el actor argentino que también participa en el próximo largometraje de Pedro Almodóvar.

El filme, inspirado en el libro de la periodista ítalo-argentina Elisabetta Piqué (Francisco, vida y revolución) del diario La Nación, cuenta la historia del exarzobispo de Buenos Aires desde sus años adolescentes, cuando despierta su vocación sacerdotal, hasta poco después de su proclamación en el Vaticano, el 13 de marzo de 2013, como el primer Papa latinoamericano y jesuita de la historia.

La producción hispano-argentina cuenta con un elenco de ambos lados del Atlántico. La española Silvia Abascal se pone en la piel de Ana, una periodista española que es la que lleva el hilo del relato. En 2006 le toca cubrir el cónclave que proclamó a Ratzinger y le llama la atención el arzobispo de Buenos Aires, segundo más votado, y los intentos de los demás cardenales por desprestigiarlo. Su curiosidad le llevará hasta Argentina, donde investigará la vida del prelado y su lucha contra la pobreza, la prostitución y la corrupción. Ayudada por el mismo padre Jorge, Ana desentrañará su vida y personalidad. Carlos Hipólito (Marcos), Emilio Gavira (Alfredo), Leticia Brédice (Cecilia), Blanca Jara (Angélica), Jorge Marrale (José) y Alejandro Awada (Luis) completan el reparto.

Rodada entre Buenos Aires, Roma y Madrid, la historia comienza en el Buenos Aires de los años 50, con una ambientación bien porteña, años en los que Bergoglio empieza a descubrir su vocación espiritual, tiempos de conflictos con su madre, de noviazgo con una chica que hizo tambalear su carrera sacerdotal, y en el que la figura de su abuela Rosa es trascendental en su vida. La obra recorre luego aspectos que salieron a la luz del Papa Francisco tras su sorpresiva designación: las villas, el compromiso con los pobres, los sacerdotes amenazados por el narco, el lavado de pies a los más humildes, el diálogo interreligioso, la humildad, la austeridad, sus gestiones por los jesuitas secuestrados, los amigos a los que ayudó a escapar de la represión, su misericordia con los pecadores y hasta su gusto por el film La fiesta de Babette…

El protagonista

Hombre de fe en el ser humano, pero no religioso, Darío Grandinetti confesó estos días de promoción de la película que el Papa lo tiene gratamente sorprendido. “Me conmueve la fe que tiene en su fe y la manera en que la lleva adelante, callejeando, poniendo el cuerpo, yendo, hablando. Ver a alguien que hace lo que dice no es habitual”, dijo en distintas entrevistas.

“Cuando lo fui a ver a la audiencia me sorprendió ver que es un hombre que habla y escucha de verdad, conecta de verdad y no te ‘pone la cara’ porque es el Papa y tiene que hacerlo. Y no me parece que (sus declaraciones sobre temas polémicos) sean respuestas preparadas”, aseguró el actor protagonista, entre muchas otras, de la primera historia de la película Relatos Salvajes, aquella en la que se estrella un avión.