The following two tabs change content below.
Betiana Baglietto

Betiana Baglietto

Redactora Jefa at Argentinos.es
Periodista, escribidora. Con un pie en cada orilla. Más de 10 años en España, y aún no pierdo el acento. Loca por Bruno y Mateo

La cantante porteña radicada en Madrid presenta junto a La Porteña Tango Trío su quinto disco, nada menos que en la Gran Vía.

Con 21 años, Mariel Martínez dejó Villa Crespo para seguir a su familia que, como tantas otras miles, se fue de Argentina tras la gran crisis de 2001. Pero no solo quedaba atrás el barrio, los amigos, las costumbres, sino también una carrera musical que empezaba a asomar entre las clases en la Escuela Popular de Música de Avellaneda, alguna que otra colaboración con grupos amigos, algún que otro concierto…

Hoy no puede más que esbozar una sonrisa al mirar hacia atrás, porque esa decisión que la llevó a tantos kilómetros de casa la hace estar más cerca que nunca, física y espiritualmente. Se nos ocurren pocas mejores maneras de regar tus raíces que entonar por medio mundo las melodías que hablan de su esencia, de su origen, de sus gentes, de su sentimientos. Puede estar en España, Argentina o Bielorrusia que siempre tiene un tango listo en la garganta.

El padrino

Para una cantante de tangos, abandonar la ciudad donde el género nació, creció en los márgenes, viajó al extranjero, regresó triunfante, fue rey, decayó y, con el tiempo, volvió a ocupar su merecido trono, podría ser toda una desventaja. Pero Mariel Martínez convirtió esa circunstancia en su carta de presentación: una porteña que, lejos de su tierra, le canta con el ritmo y el sentimiento que mejor y más la identifica. Emigración, tango y nostalgia no tienen otra que andar de la mano y si lo hacen en una voz capaz de conquistar al mismísimo Litto Nebbia, el horizonte pinta prometedor.

“A Litto lo conocimos en Madrid porque colaborábamos para una revista musical y, en uno de sus viajes a España, lo entrevistamos. Es tan buena persona, tan copado, aparte de ser un maestro que, de ese encuentro, nació una amistad y nos empezamos a juntar cada vez que viajaba a Europa. En uno de los viajes nos vino a ver a un concierto por sorpresa y nos quiso apoyar comprometiéndose a editarnos un disco”, resume Mariel el inicio del trayecto más profesional de su carrera. Y habla en plural porque no se refiere solo a ella sino también a Alejandro Picciano, el guitarrista que la acompaña desde siempre y que, a partir de 2010, forma parte de La Porteña Tango Trío, el grupo estable con el que Mariel comparte todas sus presentaciones y álbumes.


Esos otros tangos
fue, en 2008, la primera aventura discográfica compartida entre Martínez, Picciano y Nebbia, una colección de viejas canciones compuestas por los autores de los grandes clásicos del género pero que no tuvieron tanta repercusión. “Fue una apuesta arriesgada porque se trataba de casi todos temas desconocidos, producto de un trabajo de investigación que hicimos sobre películas argentinas. Y a la vez muy especial, original e íntimo, no solo por el repertorio. También por los arreglos de la guitarra de caja de jazz”, cuenta la artista.

El riesgo valió la pena. Esos valsecitos criollos y tangos de los años 20 que mezclan la vieja impronta campera con los arrabales de un Buenos Aires repleto de inmigrantes, esas historias de penas de amores, sueños rotos, cantores olvidados y soledades en el revoltoso principio de siglo fueron nominados a los Premios Gardel 2014 como Mejor Álbum de Artista Femenina.

El gran salto

Seis años, cinco discos grabados en Buenos Aires por el sello Melopea y giras por toda Europa y Argentina han pasado desde aquella productiva unión de maestro y discípulos y, ahora, con el quinto trabajo en la mano, toca dar el gran salto, el que los llevó durante tres noches soñadas de este enero de 2015, al Teatro Compac Gran Vía de Madrid. La experiencia fue todo un éxito y las funciones se extendieron a todos los viernes de marzo y 21 de abril

“Es un desafío enorme, como subir un escalón y un lindo broche a todos estos años de trabajo y que la gente nos conozca más. Hemos actuado en grandes espacios de Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Málaga o Santiago del Estero. Pero esto es diferente. Madrid impone, es como traer la calle Corrientes a la Gran Vía”, confiesa la cantante.

“Siempre canto para Buenos Aires. Nos sentimos un poquito embajadores de su música, pero a la vez es duro estar afuera. Ténes que armarte esa coraza cuando estás lejos e ir perteneciendo de a poco a tu nuevo lugar”

Buenos Aires… Cuando lejos me vi se llama el álbum que durante el mes de febrero también presentaron en otras ciudades españolas. “Se trata de un repertorio variado, de compositores como Homero Manzi o Canaro que hacían mucho las cantantes de la década del 30. Nos gusta rescatar la poesía del tango, salir del tópico del tango for export y de los siempre diez mismos temas. Intentamos no recurrir a lo más tocado, lo seguro, el éxito garantizado”, explica Mariel, convencida de que su público no espera eso. “Creemos que nuestros espectadores son quienes escuchan a Sabina o a Serrat, aquellos a los que les gusta su poesía y nuestra poesía, además del público argentino que en los temas que elegimos reconocen su lengua, su cultura, que se identifica con la lejanía, la inmigración, el desarraigo, la nostalgia, el río…”, reflexiona.

Y ese rescate lo realizan desde la frescura que les da la edad: “Somos todos medianamente jóvenes y aportamos al repertorio que elegimos a conciencia, nuestro criterio, nuestra manera de sentirlo. El resultado es un grupo de gente que adora el tango y que hace canciones que tienen el perfume de cosa argentina, del Río de La Plata”.

Milonga triste, Será una noche, Yo no sé qué me han hecho tus ojos son algunos de los otros de los temas que se incluyen en el CD y que aún sonarán en la Gran Vía el 13, 20 y 27 de marzo y el 21 de abril, en un espectáculo en el que también hay danza.

Un puente con notas

Emigración, tango y nostalgia presentaron esta charla y vuelven también para cerrarla. “Vinimos en 2002 a ver qué pasaba. Los dos primeros años ni te enterás del transcurso del tiempo, porque tenés tanto por ver y hacer que pasan volando. Y después, sin darte cuenta, te vas quedando”, relata Mariel.

Pero quedarse no es sinónimo de olvidar ni alejarse. No al menos en su caso. Todo lo contrario. La unión con Litto Nebbia hace que el grupo tenga que viajar cada año a Argentina a grabar los discos o presentar los trabajos a lo largo y ancho del país.

Y si lo que toca es visitar viejas ciudades europeas, el puente se construye a través de las melodías. “Siempre canto para Buenos Aires. Nos sentimos un poquito embajadores de su música, pero a la vez es duro estar afuera. Ténes que armarte esa coraza cuando estás lejos e ir perteneciendo de a poco a tu nuevo lugar. Sin embargo, uno pisa el barrio en el que nació y en cinco minutos se siente en casa”, asegura.

Buenos Aires… Cuando lejos me vi es una frase sacada del tema Canción de Buenos Aires y, a su vez, la primera que se pronunció en el cine sonoro argentino, en la voz de Azucena Maizani, en la película Tango. “Dibuja esto de estar lejos. Siempre le cantamos a la ciudad, a las esquinas porteñas”, reitera. Lo mismo da si es Corrientes y Suipacha o Gran Vía y San Bernardo.

MARIEL MARTÍNEZ Y LA PORTEÑA TANGO TRÍO – BUENOS AIRES… CUANDO LEJOS ME VI

MARZO

13, Teatro Compac Gran Vía (Madrid)

20, Teatro Compac Gran Vía (Madrid)

27, Teatro Compac Gran Vía (Madrid)

ABRIL

21, Teatro Compac Gran Vía (Madrid)

Opt In Image
¿TE GUSTO LA NOTA?
Suscribete a nuestro Boletin!

Notas, Eventos, Promociones, Sorteos...