The following two tabs change content below.
Betiana Baglietto

Betiana Baglietto

Redactora Jefa at Argentinos.es
Periodista, escribidora. Con un pie en cada orilla. Más de 10 años en España, y aún no pierdo el acento. Loca por Bruno y Mateo

Sin título

La sommelier misionera Karla Johan Lorenzo, especialista en infusiones, presenta en España ‘El libro de la yerba mate’.

Más de una docena de mates alineados con sus bombillas, paquetes de yerba y termos acompañados de varias bandejas de pequeñas medialunas en el Salón Simón Bolívar de la Casa América de Madrid. Así lucía el escenario en el que Karla Johan Lorenzo y la Embajada Argentina de la capital española presentaron el pasado mes de septiembre El libro de la yerba mate. La autora y experta sommellier no sólo trajo la obra que recorre la historia, la elaboración de la yerba y los utensilios utilizados en este ritual que practican millones de argentinos, uruguayos, paraguayos y brasileños, sino que también dio una clase práctica de cómo catar la infusión más popular de Sudamérica y de cómo cebar el mate más perfecto.

“El mate es como la pipa de la paz, que circula de boca en boca en intimidad colectiva, eje de un círculo que siempre es de amistad fraternal”. Con esta cita de Manuel Seoane abre Lorenzo la obra editada por Del Nuevo Extremo, que ha recibido el premio Best in the world en el Gourmand Awards Best in 20 Years 2014 de China, en la categoría de libros de bebidas sin alcohol y que tiene una versión especial para el mercado español. “Nací en Misiones, donde se produce el 80% de toda la yerba mate del mundo”, se presentó Karla, graduada de la carrera de Hotelería y Sommellier y especializada en infusiones. Una señal de que el entorno donde creció marcó sus elecciones de vida. “Todos tomamos mate en Argentina, pero la idea es que se conozca en todo el mundo”, explicó a manera de introducción de una gira que arrancó en Madrid y acababa en una importante feria de Frankfurt.

El Libro de la Yerba MateDesde sus orígenes guaraníes, indios que extraían la hoja fresca del árbol ilex paraguaiensis y la masticaban para enfrentar largas jornadas de caminatas sin ingerir alimentos sólidos, pasando por la importancia de los jesuitas en la implementación, desarrollo y comercialización de la planta hasta su consumo actual, el trabajo rescata los hitos más importantes en la historia de la bebida. Pero también explora sus propiedades alimentarias como antioxidante, diurético y energizante, detalla sus procesos de producción y describe los diferentes envases en los que se ha tomado y en los que se toma en la actualidad. Las leyendas y las posibilidades que ofrece este producto dentro de la gastronomía, sus maridajes y usos en distintas recetas para la cocina internacional también estuvieron en la charla.

Más allá de los aspectos históricos, gastronómicos y técnicos, Lorenzo hizo hincapié también en sus tintes culturales y sociales, que tantas frases y complicidad genera en su tierra natal como curiosidad en los países en los que no es una bebida habitual. “Cuando te preparás el primer mate amargo para vos sola es como la quiebra a la madurez”, reflexionó la experta. Y lo hizo al recordar su propia experiencia en el exilio, cuando con 18 años viajó a Vancouver, Canadá, para perfeccionar su inglés.

“Hola, ¿tomamos unos mates?”. Es la primera y segunda frase que todos los argentinos usamos al llegar a la casa de cualquier amigo o familiar y que recordó la sommellier al señalar la importancia que la infusión tiene en la sociedad argentina. “Es la única infusión que permite darte el tiempo de escuchar al otro”, aseguró. Y no se olvidó de desvelar algunos de los códigos que trae implícito el ritual, como la prohibición de mover o limpiar la bombilla, la imposibilidad de cambiar el cebador, la obligación de que sea éste quien se tome el primer mate de la rueda y de que el segundo, el más rico, sea para quien se quiere agasajar.

“El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido que entra por la boca. Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. Es exactamente lo contrario de la televisión: te hace conversar si estás con alguien y pensar si estás solo. La yerba es lo único que hay, siempre, en todas las casas argentinas”, cuenta en el capítulo de reflexiones. Una de las grandes y buenas costumbres argentinas porque, como despide la propia autora su libro: “Buenos mate, buena vida”.

Conoce más sobre Karla Johan Lorenzo y su obra

http://karlajohan.com.ar/blog

http://www.facebook.com/sommelierdemate