Argentinos.es

Cosas que confunden a los argentinos cuando van a vivir a España

Muchos llevamos aquí una eternidad, otros acaban de llegar o todavía se están aclimatando después incluso de algunos años. Todos tenemos decenas de anécdotas sobre las costumbres, el lenguaje, las relaciones que nos asombran al integrarnos en otro país, aun compartiendo el mismo idioma.

Hace unos meses, la sección Verne del diario El País publicó un artículo titulado Cosas que confunden a los españoles cuando van a vivir a Argentina. Como buenos argentinos en España que somos, tomamos nota de las rarezas que apuntaban de nuestra tierra para algún día devolverles la gentileza.

Hoy llegó ese momento, así que aquí vamos…

-Que te indiquen la distancia hasta un lugar en minutos y no en cuadras. Con el agregado de “subes para arriba” o “bajas para abajo”.

-Las numeraciones de las calles: entre el 1 y el 23, por ejemplo, puede haber varias cuadras de por medio.

-Que los autos se frenen en los pasos de cebra para dejar cruzar al peatón.

-Que pidan las cosas sin preámbulo y de manera muy directa: “Ponme un café”.

-Que los hombres no se besen entre sí y se saluden dándose la mano.

-Que la gente en general no se bese si se ve a menudo.

-Que se refieren a los sueldos en cifras anuales y no mensuales.

-Que los hijos se llamen igual que los padres.

-Cuando en un bar/restaurante te preguntan “qué vas a tomar”  y se refieren a la comida y no a la bebida.

-Todos los tipos de café que se pueden pedir en un bar: de máquina, de sobre, descafeinado, con la leche fría, caliente, templada…

-Que el escurreplatos esté dentro de la alacena.

-Ir a la cancha vestido como si fueras al teatro, sin tener que quitarte el reloj ni esconder la plata.

-Que los cajeros automáticos estén fuera del banco, en la vereda.

-Que les abran una caja de ahorro a los hijos apenas nacen.

-Que la gente tenga libreta bancaria y la actualice todavía en el cajero.

-Que las comuniones se celebren como bodas.

-Que no hubiese casi servicios de delivery (hace 20 años).

-El sistema de carreteras y las señales, imposible no perderse al principio.

-La cantidad de rotondas y la forma de circular por ellas.

-Que te llamen del jardín de infantes para ir a cambiarle tu hijo si se hace encima.

-Los horarios de comida. ¡El almuerzo a las 3 de la tarde!

-El primer y segundo plato más postre y café de las comidas del trabajo, acostumbrados a comer algo rápido en media hora.

-La basura, servilletas, colillas de cigarrillos tiradas bajo las barras de los bares.

-Las construcciones idénticas en los barrios modernos.

-Tener que cargarte nafta vos mismo en las estaciones de servicio.

 

Las confusiones del lenguaje

Las confusiones y complicaciones que las diferencias entre el castellano de España y el de Argentina generan al principio dan para un artículo aparte. De hecho, hemos empezado un diccionario por capítulos que se puede consultar en esta misma web.

Pero como son muchas las anécdotas que nos llegaron, apuntamos aquí algunas…

-“¡Constipado!, esa palabra me generaba mucha confusión. Cómo puede ser que todo el mundo comentara si estaba constipado o no. Para mí era un dato correspondiente a mi intimidad”.

-“Coger y  culo, por supuesto. Escuchar al portero del edificio decirle, jugando, a mi hija que te cojo por el culo, me generó un terror…”.

-“La primera vez que recibí un adeudo bancario fui corriendo al banco a dejar claro que yo no debía nada”.

-“El quién da la vez del supermercado, que alguno confundió con que había que comprar a la vez que el otro que te lo preguntaba”.

-“La rebequita, el abrigo, la cazadora, el plumas, la chaqueta… me tenían desquiciada”. (Consultar Diccionario Argentiñol. Vestirse nunca fue tan difícil)

-“Cuando una vendedora me ofreció una chupa pija refiriéndose a una camperita canchera casi me da algo”.

-“Que un turismo sea un coche”.

-“Irse al paro, no tenía ni idea qué era eso”.

-“Que estar parado (aparte de desempleado) sea estar quieto, no puesto de pie”.

-“Cuando llamabas por teléfono a alguien en una empresa y te decían, ‘está comunicando’ para decir que daba ocupado”.

-“Cuando pregunté si era niño o niña el bebé después de que ya me habían dicho que tenía ‘colita’”. (Consultar Diccionarioo Argentiñol, En el médico)

-“Cuidado con pedirle a alguien que se corra, mejor siempre que se mueva”

Betiana Baglietto

Betiana Baglietto

Periodista, escribidora. Con un pie en cada orilla. Más de 10 años en España, y aún no pierdo el acento. Loca por Bruno y Mateo

Añadir comentario

Comentar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X