Se estrena la película de Cesc Gay, por la que el dúo de actores argentino y español ganó la Concha de Plata en el último Festival de Cine de San Sebastián.

Darín avisa: «Vayan, porque uno sale de la sala reconfortado, con mucha mejor sensación de la que nos podemos imaginar». Para los que se frenan ante la posibilidad de ir al cine a sufrir en vez de entretenerse, queda dicho, no todos los dramas te dejan mal cuerpo.

Es lo que pasa con Truman, la película de Cesc Gay que se estrena en España y en la que Ricardo Darín y Javier Cámara interpretan una oda a la amistad y a la vida, a pesar de tener la muerte rondando cerca. Julián y Tomás son dos amigos de la infancia que se reencuentran después de un largo tiempo para pasar unos días que se convertirán en inolvidables y, tal vez, en los últimos que compartan.

Julián es un actor argentino exiliado hace años en Madrid que vive con su fiel perro Truman y atraviesa un momento difícil. Tomás es un matemático que trabaja en la Universidad de Canadá y que viaja especialmente a la capital española para intentar convencer a su amigo de desistir de una decisión que ya tiene tomada: no enfrentarse a ningún tratamiento contra el cáncer terminal que le diagnosticaron. Los cuatro días que les quedan por delante estarán llenos de recuerdos, de emociones, intimidad y sorpresa.

Sus protagónicos en el filme del director catalán le valieron a Darín y Cámara la Concha de Plata compartida a la mejor interpretación masculina en el último Festival Internacional de Cine de San Sebastián.