El hijo de Ricardo Darín conquista la pequeña pantalla

Decir Ricardo Darín en España es sinónimo de carisma y éxito casi asegurado. No por nada directores de uno y otro lado del Atlántico recurren al actor argentino una y mil veces para protagonizar producciones entre ambos países. Es enorme el cariño que le tiene el público español, a quien supo ganárselo sobre todo a partir de la enorme acogida que cosechó Nueve reinas, primero, y El hijo de la novia, después. Desde ahí, la lista de largometrajes en las que participó es infinita, con Truman como último gran taquillazo.

Pero la buena estrella del apellido no parece detenerse en el padre. Ahora también su hijo, conocido como el Chino Darín, sigue sus pasos y su cara (bonita, por cierto) ha empezado a hacerse familiar en la pantalla española. El mayor de los hijos del actor y Florencia Bas ha sido protagonista de la primera temporada de la serie La Embajada, en la que compartió cartel y apasionado romance con Belén Rueda.

La producción de Atresmedia no tendrá continuidad pero ha servido al Chino Darín para meter la cabeza en la escena española y a buen seguro será el primero de muchos trabajos por venir.

Pero La Embajada no ha sido su único escaparate del actor esta temporada televisiva que acaba de terminar. Los abonados a Movistar Plus también han podido verlo en otro protagónico, esta vez de la serie argentina Historia de un clan, por el que estuvo nominado a los premios Martín Fierro. Allí interpreta a Alejandro Puccio, conocido jugador de rugby y mayor de los hijos de la familia de San Isidro, involucrada en secuestros, chantajes y asesinatos en la década del 80.

El pequeño Darín no sólo ha encontrado trabajo en España sino también amor. En el rodaje de La Embajada conoció a la que hacía de su novia, la catalana Úrsula Corberó (hija de Belén Rueda en la ficción) y el amor trascendió el plató. Apellido, talento, amor… Todo suma para que sean dos los Darín que veamos desde ahora en las pantallas españolas.