Dos obras que triunfan en la cartelera porteña se podrán ver en septiembre en los Teatros del Canal: ‘Escenas de la vida conyugal’ y ‘Volar es humano, aterrizar es divino’.

Los Teatros del Canal de Madrid vuelven a contar, una temporada más, con la producción teatral que triunfa del otro lado del charco. En septiembre, suben a la cartelera dos montajes de enorme éxito en Buenos Aires que ya han probado suerte también aquí.

Uno de ellos es Escenas de la vida conyugal. Nada menos que Ricardo Darín y Andrea Pietra, bajo la dirección de Norma Aleandro, son los protagonistas de la historia de Ingmar Bergman, que cambió para siempre el concepto de la palabra “matrimonio”.

Juan y Mariana relatan al público una secuencia de escenas que tiene que ver con su matrimonio y la relación que mantienen después de su divorcio. En un ámbito atemporal y sin referencias concretas a ninguna época, se entregan a un juego en el que alternativamente son actores y personajes, traspasando la cuarta pared y haciendo cómplices a los espectadores, que inevitablemente se ven reflejados en muchas de las situaciones que esos dos seres se plantean y que pueden resultar divertidas, dramáticas y hasta violentas.

Los conflictos que el autor plantea a lo largo de la obra están puestos en esta producción del Teatro Maipo de Buenos Aires de forma tal, que el público termina riéndose a carcajadas de situaciones que en el fondo ocultan un gran dramatismo y que obligan a seguir reflexionando sobre ellas incluso después de haber salido del teatro.

La otra propuesta es Volar es humano, aterrizar es divino, que noche tras noche ha llenado el Teatro Maipo de la calle Corrientes. Enrique Piñeyro, quien ha sido médico, comandante de línea aérea, actor, productor y director de cine, es el protagonista de esta función. Siempre ha afirmado que se hizo piloto para no viajar en clase turista. A partir de esto crea un espectáculo hilarante, tranquilizante para los que temen volar e inquietante para el resto.

La obra recrea un vuelo de Avianca durante su aterrizaje en Nueva York. A partir de aquí, y gracias a su experiencia como comandante de línea aérea, su formación de médico y sus observaciones sobre los errores humanos, descubre los fallos habituales en la comunicación diaria y los contrapone a la comunicación aeronáutica. Para ello, toma ejemplos de la publicidad, la política, la educación, la justicia y la salud.

La puesta en escena logra una fusión perfecta entre el cine, el teatro y el monólogo de humor. El autor sorprende con su ironía y convierte este original espectáculo en un nuevo género que alterna sin pausa entre la risa y la reflexión.

Volar es humano, aterrizar es divino

13, 14 y 15 de septiembre de 2019 Sala Roja

Escenas de la vida conyugal

Del 18 de septiembre al 20 de octubre (excepto del 23 al 29) Sala Roja.